Un estudio revela que un ambiente ácido podría aumentar la potencia de los agentes patógenos

¿Un ambiente ácido puede aumentar la potencia de los virus y bacterias? 

Un estudio de la Universidad de Kansas sugiere que un bajo pH en el tracto digestivo podría potenciar el efecto dañino de los virus y bacterias en nuestro cuerpo. Sus hallazgos podrían tener implicaciones para ayudar a abordar la crisis de resistencia a los antibióticos frente a infecciones bacterianas en todo el mundo.

Cuando la comida que ingerimos llega a nuestro estómago se encuentra en un ambiente ácido. El bajo pH del estómago ayuda a la digestión y es el encargado de eliminar a las bacterias escondidas dentro de los alimentos ya que de otra forma podrían dañar a nuestro organismo.

Sin embargo, un reciente estudio realizado por el laboratorio Ackley and Chandler, de la Universidad de Kansas, va en contra de esta idea y sugiere que un pH bajo en el tracto digestivo podría potenciar a los agentes patógenos y que estos causen aún más daño.

La investigación se realizó utilizando pequeños organismos comedores de bacterias llamados "Caenorhabditis elegans" y que gracias a su transparencia es posible observar lo que sucede dentro de ellos con gran facilidad. Brian Ackley, profesor asociado de biociencias moleculares en la Universidad de Kansas, cuenta que "Usando químicos sensibles al pH, desarrollados en la misma universidad y llamados Kansas Reds, pudimos monitorear el pH dentro del sistema digestivo y observar que sucede cuando comen bacterias nocivas en comparación con las que son inofensivas."

Según los investigadores, mientras estos individuos, muy parecidos a los gusanos, se alimentan de bacterias saludables, su tracto digestivo era moderadamente ácido en comparación con el estómago humano. Y cuando ingerían patógenos, los C. elegans neutralizaban el ambiente ácido, demostrando así que estos animales podrían diferenciar entre tipos de bacterias. Los organismos perjudiciales provocaron un tracto digestivo menos ácido, un resultado en contra de lo que uno podría esperar si el ambiente ácido se generará para matar bacterias.

Para demostrar esto, los investigadores utilizaron animales con mutaciones en genes que ayudaron a regular el pH de sus tractos digestivos. Y los resultados mostraron que cuando los animales tenían un sistema digestivo más ácido eran más propensos a verse afectados por bacterias patógenas.

Ackley comenta que "Nuestros equipos de laboratorio pudieron demostrar que el efecto en estas criaturas se debía específicamente al pH, al agregar una base para amortiguar el tracto digestivo. Utilizamos bicarbonato, el mismo agente que nuestro cuerpo usa para neutralizar el contenido del estómago cuando pasa a nuestros intestinos". La neutralización del pH en los animales mutantes revirtió la infección acelerada por las bacterias patógenas".

El trabajo realizado en los C. elegans puede mostrar una forma en el que el cuerpo puede tener estas defensas listas para funcionar en cualquier momento, es decir, mantener el ambiente químico en un estado moderadamente ácido  y en caso de infección simplemente neutralizar el ambiente para desplegar las defensas.

Los investigadores de la Universidad de Kansas creen que puede haber razones para creer que estos sistemas podrían funcionar de forma similar en los seres humanos, ya que los genes que estudiaron en estas criaturas, también existen en las personas y controlan partes del sistema inmune.

Además, la investigación en otros laboratorios ha mostrado que los humanos con problemas para regular el pH están asociados con un mayor riesgo de infección, por lo que los investigadores seguirán buscando respuestas para comprender el mecanismo más en detalle.

El uso aumentado de antibióticos a nivel mundial está generando que las bacterias desarrollen resistencia a los mismos a un ritmo alarmante. Ackley habla de que "si el sistema hallado en los C. elegans está presente en los humanos, sugeriría que las bacterias son mucho más lentas para adaptarse a esta estrategia defensiva de lo que lo son a los antibióticos"

El objetivo de los investigadores es aumentar el sistema de defensa natural en las personas para evitar o reducir el uso de antibióticos. 

Otro dato importante referente a la Universidad de Kansas es que se verificó que el pH intestinal afecta directamente a las especies reactivas de oxígeno (los radicales libres), es decir que cuanto más ácido en el tracto intestinal, mas radicales libres se producen.

"Los resultados demuestran que la regulación del pH es uno de los componentes más importantes en la respuesta inmune contra los patógenos"

Desde Alkanatur somos conscientes de la vital importancia de mantener el equilibrio en nuestro cuerpo y día a día recopilamos información científica que confirma que la acidosis metabólica, la hipoxia y los radicales libres son los tres factores más importantes para el desarrollo de enfermedades, incluido el virus del covid-19.  Por lo que recomendamos continuamente a nivel preventivo una dieta alcalina, una buena hidratación, ejercicio físico moderado y una actitud lo más positiva posible ante los problemas

Comparte esta entrada

Comparte esta entrada

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
  • 1181ea054abea9d7291f211af25c09d6.jpg
  • fecb750be1ff8404bb758bea100c4a3d.jpg
  • f0b07e7cf7b2915a2e579b9ec8e4675d.jpg
Aceptar

Utilizamos cookies de terceros. Al continuar navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información sobre las cookies