5 consejos para equilibrar tu pH corporal

5 consejos para equilibrar tu pH corporal

Aprovechando la celebración del Día Mundial del Agua, en Alkanatur hemos decidido centrar nuestros esfuerzos en dar a conocer que este líquido tan preciado puede ayudarte a equilibrar tu pH.

No nos vamos a centrar en explicarte qué es el pH porque para ello tenemos el artículo que te enlazamos aquí por si quieres echarle un ojo, así que aquí sólo te comentaremos unos cuantos consejos para equilibrarlo.

¿Por qué el pH es tan importante?

En nuestro organismo, el pH está presente en 3 elementos: sangre, saliva y orina.

El pH en la sangre se mantiene prácticamente inalterado con valores entre 7,35 y 7,45 y debe mantenerse así siempre porque podría acarrear graves problemas de salud. Aunque pueden existir un conjunto de sucesos por los que puede desequilibrarse, por suerte el equilibrio del pH en sangre es muy difícil de variar.

En la saliva, si el pH tiene hacia la acidez, puede ocasionar multitud de problemas que van desde molestos como lo son las caries o manchas en los dientes hasta graves. Se ha demostrado que cuando hay placa bacteriana y saliva ácida, la presencia de una bacteria llamada Helicobacter Pylori es probable y está muy asociada con el desarrollo de gastritis crónica y úlceras duodenales. Además, puedes ser un indicador de acidosis, enfermedad asociada al pH de la sangre.

Por último, el pH en la orina es un indicador importante para evitar males como la litiasis úrica o comúnmente llamado “cálculos” que son susceptibles a aparecer cuando ese pH está por debajo de 6,5. A su vez también y tal como en la saliva, un pH ácido en la orina puede llegar a indicar un estado de acidosis.

Por todo lo anterior, queremos darte 5 consejos equilibrar tu pH:

1_1.jpg

 1. Comprueba tu nivel de pH actual

Es lógico, ¿no? Primero hay que conocer el nivel del que partes para poder actuar en consecuencia. Y como hoy 22 de marzo es el Día Mundial del Agua, en Alkanatur queremos celebrarlo presentándote una promoción en la cual te enviamos de manera completamente gratuita un kit de medición del pH corporal. Sólo tienes que hacer click en el enlace de la Promoción “Mide tu pH” y rellenar los datos.

2. Evita alimentos procesados y fritos

Carne procesada (como los embutidos), las harinas refinadas y procesados fritos son la antítesis de una dieta sana y equilibrada. Y además, son alimentos muy ácidos que desequilibran el pH corporal.

Por ello, es imprescindible que vigiles los productos que compras para tu dieta semanal, que usualmente suelen “de preparación rápida” debido al ritmo de vida actual.

3. Consume más frutas y verduras

Curiosamente, cuanto más “verdes son las frutas y verduras, más alcalinas son.

Acelgas, brócoli o espinacas entran dentro del grupo de verduras alcalinas. Y aunque pueda parecer lo contrario, la lima y el limón también están dentro este grupo.

Aquí te dejamos una pequeña infografía con un listado ordenado desde los productos más ácidos hasta los más alcalinos. Puede que te lleves alguna sorpresa: Infografía de alimentos ácidos - alcalinos.

Susan_Alkaline-Water-Pitcher.jpg

4. Bebe agua de calidad

Del agua se suele decir que “es simplemente agua” y no se relaciona con que es el alimento que más consumimos.

Y como alimento, debe aportar elementos como el calcio o el magnesio que no están presentes en otros productos que consumimos. Si esta agua además, tiene un pH que ayude a regular nuestro pH corporal (un pH alcalino por encima de 7,5), tiene más ventajas de lo que se piensa. Si quieres conocer más sobre esto, visita nuestra página donde hablamos del agua alcalina: ¿Qué es el agua alcalina?

5. Hacer ejercicio de manera regular… vigilando lo que comes

El ejercicio no sólo influye en el físico, sino también a nivel hormonal y mental.

El ejercicio físico con cierta intensidad no sólo libera endorfinas (las llamadas “hormonas de la felicidad”), sino también una gran variedad de hormonas que activan el cuerpo y contribuyen a la sensación de bienestar.

Y aunque todos sabemos que el ejercicio regular es bueno para la salud, si se acompaña de una mala alimentación pueden surgir ciertos problemas relacionados con el pH. Estos problemas surgen principalmente ante una falta de oxigenación apropiada que hace que nuestro cuerpo no sea capaz de expulsar todo el dióxido de carbono que producimos llegando a acidificar nuestro cuerpo.

Por ello, el ejercicio regular es capaz de modificar nuestro pH corporal pero si acompañamos con una alimentación equilibrada y ligeramente alcalina, aunque nuestro organismo pueda tender a acidificar el cuerpo, el equilibrio general se mantendrá.

Conclusiones

El ejercicio físico acompañado con una dieta equilibrada es primordial para mantener los niveles de pH corporal en rangos saludables.

Y si esa dieta equilibrada se acompaña por agua alcalina ionizada que puedes obtener de nuestra jarra Alkanatur Drops, todo suma a la hora estar sano.

Y tú, ¿sigues todos estos consejos?

Productos relacionados

Comparte esta entrada

Comparte esta entrada

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
  • 1181ea054abea9d7291f211af25c09d6.jpg
  • 141f22ed4fc45c83b5c22778f272b687.jpg
  • fecb750be1ff8404bb758bea100c4a3d.jpg
Aceptar

Utilizamos cookies de terceros. Al continuar navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información sobre las cookies