Agua alcalina

¿Qué es el agua alcalina? ¿Cuáles son sus beneficios*?

Es probable que alguna vez hayas oído hablar acerca del agua alcalina, de sus propiedades y beneficios que tiene para la salud.

Entre sus beneficios está el ayudar a regular el pH, mejorando la salud digestiva y reduciendo el efecto de los radicales libres.

Cuando hablamos del agua alcalina hacemos referencia al nivel de pH (potencial de hidrógeno), un número que va a indicar el grado de acidez o alcalinidad de una solución acuosa dentro de una escala del 0 al 14 siendo 7 el pH neutro y si es mayor será alcalino.

Explicación científica del agua alcalina y el pH

Tal y como nos enseñaron en el colegio la molécula de agua H2O está formada por dos átomos de hidrógeno y un único átomo de oxígeno. Lo que no todo el mundo sabe es que la molécula de agua no tiene alineados los dos átomos de hidrógeno, sino que forman un ángulo de aproximadamente 105º y esto le confiere a la molécula de agua de unas propiedades que la hacen compatible para ser la auténtica fuente de vida. Si este ángulo no fuese así, la molécula de agua en condiciones habituales sería gas y las formas de vida tal y como las conocemos no podrían existir.

Ahora que tenemos una idea clara de lo que es el agua, identificaremos qué es el pH:

En la naturaleza todas las sustancias tienen lo que los químicos llaman pH, potencial de hidrogeniones, que no es sino la medida del número de H3O y de OH- que tiene una sustancia en fase líquida. Algunas moléculas de agua, aunque su fórmula es H2O por su actividad, pierden uno de los hidrógenos frente a una molécula vecina quedando como OH- y su vecina con H3O+.

En el agua pura podemos medir la cantidad de moléculas que se han separado de esta forma y puesto que depende de la temperatura, lo medimos a 25ºC. Vemos que la concentración es de 10-7M, lo que quiere decir que se han separado muy pocas moléculas o podemos decir que una molécula elegida al azar se separa aproximadamente cada 10 horas.

Cuando tenemos la misma concentración de H3O+ que de OH- decimos que la sustancia es neutra.

Para medir las concentraciones se ha ideado una escala, que nos indica desde una concentración muy alta de H3O+ (los valores más bajos de la escala) hasta las concentraciones en las que no existen apenas H3O+ libres (los valores más altos de la escala).

¿Cómo se mide el pH?

Al igual que en los terremotos, se ha optado por una escala logarítmica ya que las cantidades tienen un rango muy alto desde las concentraciones más ácidas con concentraciones 10E−1 a las más alcalinas 10E−14.

La fórmula para obtener los valores referidos al pH que vemos en las tablas se realiza usando las concentraciones de H3O+ y es la siguiente:

pH = −log10 [H3O+]

Como valor central usamos el valor 7 ya que la concentración natural que aparece en el agua pura es de 10E-7 como habíamos dicho, aplicando la fórmula del pH nos da el valor 7.

Cualquier valor menor de 7 nos indica que tiene una cantidad mayor de H3O+ por lo tanto ácido y un valor mayor de 7 nos indica que la sustancia es alcalina.

¿Cómo se obtiene el agua alcalina?

Podemos obtener el agua alcalina de diferentes formas:

Comprando el agua embotellada con la consecuencia que tiene su posterior desperdicio de plástico para el medioambiente sabiendo que 1 botella de litro equivale a 162 gramos de petróleo y que muchas de estas botellas acabarán en el mar.

También se puede conseguir de forma casera hirviendo agua durante 5 minutos para aumentar el pH del agua hasta un 8,4 o agregando a un vaso de agua media cucharada de bicarbonato de sodio, aumentando su pH hasta 7,9. En ambas opciones es importante usar agua destilada porque el agua del grifo o el agua embotellada pueden contener otros aditivos y tóxicos, y si bien sube el pH no tiene el poder antioxidante del agua alcalina ionizada. Además, el uso de bicarbonato puede producir un exceso de sodio con el que habría que tener cuidado.

Por último, podemos obtener agua alcalina mediante purificadores de agua como la jarra diseñada por Alkanatur, cuyo filtro de activado de coco natural absorbe los sedimentos, bacterias y tóxicos proporcionando un agua alcalina de calidad.

Con la Jarra Alkanatur Drops se obtiene un agua alcalina pura y saludable, con un sistema de filtrado rápido y lo único que se necesita es agua de grifo. Eliminando el 99% de pesticidas, metales pesados, trihalometanos y obteniendo un agua de excelente sabor ya que elimina el cloro.

¿Qué beneficios tiene el agua alcalina?

Entre algunos de los beneficios del agua alcalina está el poder de neutralizar los ácidos que hay en nuestro cuerpo, equilibra el pH, elimina las toxinas del cuerpo y ayuda a una buena digestión.

Antiácido natural

Nuestro estilo de vida (mala alimentación, sedentarismo, estrés, toxicidad medioambiental…) puede desequilibrar nuestro pH corporal produciendo lo que los científicos llaman acidosis metabólica leve.

Para reequilibrar nuestro cuerpo, el agua alcalina ionizada con su alto pH ayuda a la digestión y mejora nuestra salud intestinal.

Se recomienda para la diarrea crónica, estreñimiento, indigestión y enfermedades del estómago o el intestino.

Beber agua alcalina combate a las toxinas, residuos ácidos y desechos del cuerpo, de esta forma se evita la retención de líquidos, ya que el organismo estará equilibrado y las células no se verán obligadas a retener líquidos para combatir la acidosis.

Reduce la fatiga

El agua alcalina es muy recomendada para los deportistas ya que mejora la capacidad amortiguadora del cuerpo, reduce la fatiga y regula la acidez que se produce al realizar ejercicio.

Cuando hacemos ejercicio de alto impacto, los ácidos se incrementan y esto dificulta la eliminación del ácido láctico de los músculos, por lo que para evitar esta situación es importante llevar una alimentación ligera e hidratarse con agua alcalina antes y después del ejercicio.

Antioxidante natural

La palabra antioxidante lleva de moda muchos años. Las verduras o las cremas antiedad por ejemplo usan el término antioxidante como algo positivo que proporciona salud, pero probablemente el público en general nunca se ha tomado cinco minutos para reflexionar sobre qué son los antioxidantes y porqué es bueno incluirlos en nuestra vida.

Como todos sabemos el cuerpo humano es una máquina perfectamente engrasada que funciona gracias a los alimentos, al igual que un coche necesita gasolina. Ambos sistemas procesan el combustible y eliminan unos desechos, los coches en el motor y las células de nuestro cuerpo en las mitocondrias.

Los desechos del cuerpo proceden de la obtención de energía de los alimentos en nuestras células, por medio de reacciones químicas en las que unas sustancias se convierten en otras liberando energía. Como analogía con el coche, podemos decir que al introducir gasolina en el motor esta se quema y aprovechamos el calor de esta ignición para mover el vehículo.

Se producen unos desechos fácilmente eliminables por el tubo de escape y otros que poco a poco pueden ir degradando el motor.

De la misma manera nuestro cuerpo puede eliminar fácilmente el grueso de las sustancias nocivas de desecho, pero puede quedar una parte más difícil de eliminar, los radicales libres.

Un radical libre es una molécula, que tiene carga positiva porque ha perdido un electrón y busca desesperadamente a cualquier molécula que se le proporcione.

El problema surge cuando este radical libre arranca electrones de nuestras células sanas haciendo que se vuelvan inestables por necesitar su electrón.

Los daños que se van provocando en las células van haciendo que estas sean cada vez menos eficientes y que cada vez les sea más difícil combatir a los radicales libres. Ayudar a nuestras células a deshacerse de los radicales libres puede hacer que sobrevivan más y mejor.

Aquí es donde entran en juego los antioxidantes. Los antioxidantes son moléculas con capacidad para ceder el electrón a los radicales libres y hacer que vuelvan a ser estables. Conseguimos que los radicales libres no necesiten atacar a nuestras células para buscar los electrones, sino que ya los obtengan directamente de los antioxidantes, dejando a nuestras células sin desechos difíciles de eliminar.

Los antioxidantes se encuentran en la naturaleza de manera natural en diversos alimentos y también en el agua.

Para medir la cantidad de electrones libres en el agua podemos utilizar una medida llamada ORP (potencial de oxidación reducción). El ORP mide la capacidad para liberar electrones, actuando como antioxidante. Cuando la carga de los electrones es negativa, menor es su valor antioxidante será el agua. 

Como hemos visto, beber agua alcalina debido a su mayor poder antioxidante* favorece la eliminación de radicales libres y por tanto mejora nuestra salud celular. Si mejoramos la maquinaria desde dentro se notará desde fuera.

Un beneficio indirecto de beber agua alcalina: Es bueno para el medioambiente

Beber agua alcalina no solo tiene beneficios para nuestra salud, sino que ayuda a reducir el uso de plástico de un solo uso evitando la compra de agua embotellada. La consecuencia directa de ayudar al medioambiente también supone un ahorro de dinero en nuestro bolsillo.

Por todo ello, la jarra Alkanatur Drops es una solución con garantía de calidad, con los mejores materiales, fabricada en España y con todas las certificaciones correspondientes cumpliendo los estándares que pide la normativa europea.

¿Quieres conocer nuestros estudios científicos sobre el agua alcalina?

En Alkanatur nos comprometemos por la salud y el bienestar de las personas por lo que somos la empresa que más invierte en estudios científicos sobre el agua alcalina del sector.

También contamos con una sección de Consultas Biomédicas gratuitas donde un profesional de la salud te resolverá cualquier duda.

(*) ADVERTENCIA:

Basados en la información científica disponible. Las menciones no han sido evaluadas por EFSA. Con este producto no se tiene la intención de diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Alkanatur no pretende sustituir los consejos médicos de un facultativo, nuestros clientes deberán consultar regularmente a un médico especialista en lo que se refiere a sus problemas de salud y a cualquier síntoma que requiera un diagnóstico o atención médica.

Alkanatur cumple con el Real Decreto 1487/2009, de 26 de septiembre, relativo a los complementos alimenticios. 

Alkanatur como complemento alimenticio no tiene la propiedad de prevenir, tratar o curar una enfermedad humana.

Alkanatur aconseja llevar una dieta equilibrada y variada.


Aceptar

Utilizamos cookies de terceros. Al continuar navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información sobre las cookies